miércoles, 19 de octubre de 2011

HECK - Donde van los chicos malos






Cuando Milton y Marlo Fauster mueren en la explosión de un gigantesco oso de nubes de caramelo, son enviados directamente al Heck, una especie de reformatorio del inframundo. Milton entiende por qué su cleptómana hermana está allí, pero él es (o era) un chico modelo. ¿Quién ha cometido un  error? Desde luego no ha sido Elsa la directora de las Tinieblas. Ella no comete errores... ni los tolera. Así que se encarga de que el Heck (con sus terribles profesores, como los piratas muertos que enseñan gimnasia) sea especialmente heckspantoso para los hermanos Fauster. ¿Encontrarán la forma de escapar de allí? ¿O se quedarán atrapados en aquel lugar por toda la eternidad o hasta que cumplan dieciocho, lo que suceda antes?

Este libro me ha parecido entretenido, pero no emocionante. Si buscáis una lectura para pasar el rato, Heck es fantástica con sus risas fáciles y las excentricidades de sus personajes. Hablemos de ellos uno a uno:

Milton es el típico niño/ratón de biblioteca, siempre intentando pasar desapercibido, evitando problemas y todo tipo de situciones en general (para Milton lo mejor es no correr riesgos) y buscando siempre la lógica a todo. Pese a su cobardía es un niño bueno, obediente y responsable; por lo que cuando muere, ser enviado al Heck le parece tan equivocado como la idea de que la Tierra es plana. ¿Qué pinta él allí? Su inseparable amiga la lógica se fue por otro lado al entrar en ese mundo horrible en el que asquerosos demonios de tres cabezas hacen malabares con mugre, suciedad y trozos de hígado; pero fue reemplazada por una nueva, la osadía. Milton tendrá que volverse valiente si quiere escapar de allí con su hermana (pero que cerca están el amor y el odio...) y algún amigo que conozca en el Club Funeral.

Marlo es tan diferente a su hermano como el día y la noche, y se vanagloria de ello. Ella es la problemática, alborotadora, impulsiva y (según ella) entendidísma en el arte de robar, ni niña ni adolescente (dejémoslo en chica) la chica de pelo azul y holgadas ropas negras vintage según ella y anticuadas para un observador imparcial.
Ella entiende perfectamente por qué está en el Heck pero ni eso puede disuadirla de escapar. Para esta operación le vendrá bien su ingenio que combinado con su recién descubierto amor fraternal, puede resultar explosivo. La veremos evolucionar como persona, lo cierto es que a ésta los duros castigos del Heck no le vienen nada mal...

La terriblemente terrible directora del Heck Bea Bubb también llamada Elsa es un personaje creado a base de tópicos creando una mezcla que da ganas de vomitar (que es justo lo que se pretende). No comment.

Si quieres pasar un buen rato, léetelo. Pero no te librarás de imágenes asquerosas, vomitivas, insoportables, horripilantes... No, ningún adjetivo hace justicia a lo que quiero expresar. Salvo uno: heckspantoso.

Besitos diabólicos :P

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me encantaría saber tu opinión. Si te ha gustado no dudes en comentar :)